Ya ha estado en este lugar. Lo conoce, tanto, que podría dibujarlo con sus manos aunque le vendaran los ojos.

Raúl Rodrigo